sábado, febrero 16, 2019

El tiempo psicológico


ABANDONA EL TIEMPO PSICOLÓGICO
Aprende a usar el tiempo en los aspectos prácticos de tu vida —podemos denominarlo el «tiempo del reloj»—, pero regresa inmediatamente a la conciencia del presente cuando esos asuntos prácticos estén resueltos. Así no habrá una acumulación de «tiempo psicológico», que es la identificación con el pasado y la continua proyección compulsiva hacia el futuro.  Si te marcas un objetivo y avanzas hacia él, estás usando el tiempo del reloj. Eres consciente de adonde quieres ir, pero valoras y das la máxima atención al paso que estás dando en este momento. Si te centras excesivamente en el objetivo, quizá porque estás buscando la felicidad, la realización, o completar tu sentido de identidad, dejas de honrar el ahora. Entonces se queda reducido a un simple paso intermedio sin valor intrínseco que te permite acceder al futuro. 

El tiempo del reloj se convierte en tiempo psicológico. Tu camino de vida deja de ser una aventura y se reduce a una necesidad obsesiva de llegar, de alcanzar, de «lograrlo». Dejas de mirar y de oler las flores que están a los lados del camino y dejas de interesarte por la belleza y el milagro de la vida que se desarrolla a tu alrededor cuando estás presente en el ahora.

¿Estás siempre tratando de llegar a otro lugar distinto de donde estás? ¿Son la mayoría de tus acciones sólo un medio para conseguir un fin? ¿Pospones siempre la satisfacción o la reduces a breves placeres como el sexo, la comida, la bebida, las drogas o las emociones intensas y la excitación? ¿Estás siempre centrado en conseguir, alcanzar y llegar a ser, o, alternativamente, estás siempre buscando una nueva emoción o placer? ¿Crees que si adquieres más cosas te sentirás más realizado, serás lo suficientemente bueno o estarás psicológicamente completo? ¿Esperas que un hombre o una mujer dé sentido a tu vida?

En el estado de conciencia normal, es decir, no iluminado, el poder y el infinito potencial creativo que residen en el ahora quedan totalmente oscurecidos por el tiempo psicológico. Tu vida pierde la cualidad vibrante, la frescura, la maravilla. Las viejas pautas de pensamiento, emoción, conducta, reacción y deseo se expresan en acciones absolutamente repetitivas; son un guión mental que te da una especie de identidad, pero distorsiona o encubre la realidad del ahora. A continuación la mente crea una obsesión en la que el futuro sirve para escapar de un presente insatisfactorio.

Lo que percibes como futuro es parte intrínseca de tu estado de conciencia ahora. Si tu mente lleva una pesada carga del pasado, experimentarás más de lo mismo. El pasado se perpetúa a sí mismo por la falta de presencia. La calidad de tu conciencia en este momento es lo que conforma el futuro, que, por supuesto, sólo puede ser experimentado como el ahora.  Y si la calidad de tu conciencia en este momento es lo que determina el futuro, ¿qué determina la calidad de tu conciencia? El grado de presencia que tengas. Por tanto, el único lugar donde puede ocurrir el verdadero cambio y donde puede disolverse el pasado es el ahora.

Quizá te cueste reconocer que el tiempo es la causa de tus sufrimientos y de tus problemas. Crees que están causados por situaciones específicas de tu vida, y desde el punto de vista convencional eso es verdad. Pero hasta que no enfrentas la disfunción fundamental de la mente —su apego al pasado y al futuro y su negación del ahora—, en realidad los problemas son intercambiables.

Si hoy desaparecieran milagrosamente de tu vida todas las causas de sufrimiento o infelicidad, pero no estuvieras más presente, más consciente, pronto te encontrarías con una serie de problemas similares, como una sombra que sigue tus pasos. En último término sólo hay un problema: la mente ligada al tiempo. En el tiempo no hay salvación. No puedes ser libre en el futuro.

En lugar de hablar de tu «vida» deberías ser más preciso y hablar de tu «situación de vida», que está hecha de tiempo psicológico: pasado y futuro. Ciertas cosas del pasado no fueron como deseabas y aún las sigues viviendo una y otra vez, piensas si hubiera dicho o hecho algo diferente o añorando lo que se perdió o no fue, tienes que comprener que lo que paso ya no se puede cambiar ni se puede volver atrás Aún sigues resintiéndote a lo ocurrido en el pasado, y ahora te estás resistiendo a lo que es. Lo que te hace seguir adelante es la esperanza, pero la esperanza hace que estés enfocado en el futuro, y ese enfoque permanente perpetúa tu negación del ahora y, por tanto, tu infelicidad.

Tu situación de vida existe en el tiempo. Tu vida es ahora.
Tu situación de vida es un asunto mental. Tu vida es real.

Encuentra la «puerta estrecha que conduce a la vida». Se llama el ahora. Reduce el ámbito de tu vida a este momento. Tu situación de vida puede estar llena de problemas —como lo están la mayoría de ellas—, pero averigua si tienes algún problema en este momento. No mañana, ni dentro de diez minutos, sino ahora. ¿Tienes un problema ahora?  Cuando estás lleno de problemas no hay espacio para que pueda entrar nada nuevo, no hay lugar para una solución. Por eso, cuando puedas, date espacio, crea el espacio que te permita encontrar la corriente de vida que subyace a tu situación de vida.

Emplea tus sentidos plenamente. Trata de estar donde estás. Mira a tu alrededor. Simplemente mira, sin interpretar. Observa la luz, las formas,  los colores, las texturas. Sé consciente de la presencia silenciosa de cada cosa. Sé consciente del espacio que permite que cada cosa sea.  Estás dejando atrás el mundo mortecino de la abstracción mental, del tiempo. Estás saliendo de la mente alocada que agota tu energía de vida, del mismo modo que está envenenando y destruyendo la Tierra. Estás despertando del sueño del tiempo al presente.

Todos los problemas son ilusions mentales.  Es imposible tener un problema cuando tu atención está plenamente en el ahora. Hay una situación que tiene que ser afrontada o aceptada, eso sí. Pero ¿por qué convertirla en un problema?  Inconscientemente, a la mente le encantan los problemas porque te dan cierta identidad. Es algo normal; y es una locura. «Tener un problema» significa dar vueltas mentalmente a una situación sin tener verdadera intención o posibilidad de hacer algo respecto ahora. Inconscientemente estás haciendo del problema parte de tu identidad. Acabas sintiéndote tan agobiado por tu situación de vida que pierdes la sensación de la vida, del Ser. O llevas en tu mente la pesada carga de un centenar de cosas que tendrás que hacer en el futuro, en lugar de centrar tu atención en lo único que puedes hacer ahora.

Cuando ceas un problema, creas dolor. Basta  con hacer una simple elección, con tomar una simple decisión: pase lo que pase, no generaré más dolor para mí mismo. No me crearé más problemas.
Aunque es una elección simple, también es muy radical. No podrás tomar esa decisión a menos que estés realmente muy harto de sufrir y consideres que ya has tenido suficiente. Pero tampoco podrás mantenerla a menos que hayas accedido al. poder del ahora. Si no generas más dolor para ti mismo, tampoco lo generarás para los demás. Y tampoco contaminarás la hermosa Tierra, tu espacio interno, ni el psiquismo colectivo con la negatividad de los problemas.
Si surge una situación que tienes que afrontar ahora, la acción surgida de tu conciencia del momento presente será clara e incisiva. También es más probable que sea efectiva. No será una reacción surgida de tu condicionamiento mental previo, sino una respuesta intuitiva a la situación. En ciertos casos en los que la mente ligada al tiempo reaccionaría, te parecerá más eficaz no hacer nada y simplemente permanecerás centrado en el ahora.

Eckhart Tolle
El poder del ahora

 

sábado, febrero 09, 2019

El cuerpo del Dolor



En tanto seamos incapaces de acceder al poder del Ahora, cada dolor emocional que experimentamos deja detrás de sí un residuo de dolor que vive en nosotros. Se mezcla con el dolor del pasado, el cual ya esta allí, y se instala en la mente y en nuestro cuerpo. Esto, por supuesto, incluye el dolor que sufrimos en la niñez, causado por la inconciencia del mundo dentro del cual naciste.  El dolor acumulado es un campo energético negativo que ocupa tu cuerpo y tu mente. Si lo piensas como una entidad invisible con su propio derecho a existir, te estás acercando bastante a la realidad. Es el cuerpo del dolor emocional. Tiene dos formas de ser: dormido y activo.

Un cuerpo-dolor puede permanecer dormido un 90% del tiempo. Sin embargo, en una persona profundamente infeliz, puede estar activo en un 100% del tiempo. Algunas personas viven casi enteramente a través de su cuerpo-dolor, mientras que otras tal vez lo experimenten solamente en ciertas situaciones, tales como en vínculos íntimos, o situaciones ligadas con pérdidas pasadas o abandonos, heridas físicas o emocionales, etc.

Cualquier cosa puede dispararlo, particularmente si resuena con un patrón de dolor de tu pasado. Cuando está listo para despertarse de su estado de sueño, incluso un pensamiento o un inocente comentario hecho por alguien cercano a ti puede activarlo. Algunos cuerpos-dolor son tremendamente desagradables pero relativamente inofensivos, por ejemplo, como un niño que no para de lloriquear. Otros son monstruos viciosos y destructivos, verdaderos demonios. Algunos son físicamente violentos, muchos otros son emocionalmente violentos. Algunos atacarán a personas cercanas o de tu entorno, mientras que otros te atacarán a ti, su huésped.

Los pensamientos y los sentimientos que tienes acerca de tu vida se vuelven entonces profundamente negativos y autodestructivos. Las enfermedades y los accidentes muy a menudo son creados de ésta forma. Algunos cuerpos-dolor llevan a sus huéspedes incluso al suicidio.  Mantente atento a cualquier signo de infelicidad en ti mismo, en la forma que sea, podría ser el cuerpo-dolor que se está despertando. Esto puede tomar la forma de irritación, impaciencia, un estado de animo sombrío, un deseo de lastimar, furia, queja, depresión, una necesidad de tener un drama en tu vínculo, y así. Agárralo en el momento en que se despierta de su estado de sueño.

El cuerpo-dolor quiere sobrevivir, tal como cualquier otra entidad que existe, y sólo puede sobrevivir si consigue que tú, inconscientemente, te identifiques con él. Entonces él puede levantarse, conquistarte, “convertirse en ti”, y vivir a través de ti. Él necesita conseguir su “comida” a través de ti. Él se alimentará de cualquier experiencia que resuene con su propia energía, cualquier cosa que cree un poco más de dolor en la forma que sea: furia, destructividad, odio, duelo, drama emocional, violencia e incluso enfermedad. De modo que el cuerpo-dolor, cuando te ha conquistado, creará una situación en tu vida que refleja de vuelta su propia frecuencia de energía para alimentarse de ella. El dolor sólo puede alimentarse de dolor. El dolor no puede alimentarse de dicha. Le resulta bastante indigesta.

Una vez que el cuerpo-dolor te ha conquistado, tú quieres más dolor. Te conviertes en una víctima o en un perpetrador. Quieres provocar dolor o quieres sufrir el dolor, o ambos. En realidad no hay mucha diferencia entre los dos. Tú no estás conciente de esto, por supuesto, y clamarás vehementemente que no deseas el dolor. Pero mira de cerca y encontrarás que tu pensamiento y tu actitud están diseñados para mantener el dolor, para ti y para otros. Si estuvieras verdaderamente conciente de ello, el patrón se disolvería, porque desear más dolor es locura, y nadie puede estar loco concientemente.

El cuerpo-dolor, el cual es la sombra oscura proyectada por el ego, en realidad le tiene miedo a la luz de tu conciencia. Tiene miedo de que lo descubran. Su supervivencia depende de tu identificación inconsciente con él, así como de tu miedo inconsciente a enfrentar el viejo dolor que vive en ti. Pero si no lo enfrentas, si no traes la luz de tu conciencia hacia el dolor, serás forzado a vivirlo una y otra y otra vez. El cuerpo-dolor puede parecerte como un monstruo peligroso al que no puedes soportar mirar directamente, pero te aseguro que es un fantasma insustancial que los puedes vencer con el poder de tu presencia. Del aquí y ahora.

Algunas enseñanzas espirituales declaran que todo dolor es en última instancia una ilusión, y eso es cierto. La pregunta es: ¿Es eso cierto para ti? Una mera creencia no lo convierte en realidad. ¿Quieres experimentar dolor por el resto de tu vida y seguir diciendo que es una ilusión? ¿Eso te libera del dolor? Lo que nos ocupa en este caso es, cómo puedes hacer para darte cuenta y realizar esta verdad – o sea, hacerla real en tu propia experiencia.

 Así que el cuerpo-dolor no quiere que tú lo observes directamente y lo veas tal cual es. El momento en que lo observes, siente su campo energético dentro de ti, y lleva tu atención hacia eso, entonces la identificación se rompe. Una dimensión de conciencia superior ha entrado. Yo la llamo presencia. Ahora tú eres el testigo o el observador del cuerpo-dolor. Esto significa que ya no puede usarte simulando ser tú, y ya no puede alimentarse a través de ti. Has encontrado tu mayor fuente de fuerza interior. Has accedido al poder del Ahora.

Eckhart Tolle
El Poder del Ahora


domingo, febrero 03, 2019

La palabra Dios se ha transformado en un concepto


La palabra “Dios” ha perdido completamente su significado, a través de miles de años de mal uso. Por “mal uso”, me refiero a que personas que nunca han tenido siquiera un atisbo del ámbito de lo sagrado, de la infinita inmensidad existente detrás de esa palabra, la utilizan con gran convicción, como si supieran de lo que hablan. O bien, argumentan en su contra, como si supieran qué es lo que están negando. Este mal uso origina creencias, afirmaciones e ilusiones egóticas absurdas, como “Mi Dios o nuestro Dios es el único dios verdadero, y el tuyo es falso”, o la famosa frase de Nietzche: “Dios ha muerto”.

La palabra Dios se ha transformado en un concepto cerrado. Apenas la palabra es pronunciada, se forma una imagen mental -quizás ya no de un anciano de barba blanca-, pero sigue siendo una representación mental de alguien o algo fuera de ti; y, sí, casi inevitablemente un algo o alguien masculino.

Ni “Dios” ni el “Ser” ni ninguna otra palabra pueden definir o explicar la inefable realidad que se halla detrás de la palabra, de modo que la única pregunta importante es si la palabra es una ayuda o un obstáculo en cuanto a permitirte experimentar Aquello a lo cual apunta. ¿Apunta acaso más allá de sí misma, hacia esa realidad trascendente, o se presta muy fácilmente a transformarse en nada más que una idea, una creencia en tu cabeza, un ídolo mental?

La palabra “Ser” no explica nada, pero tampoco la palabra “Dios”. “Ser”, sin embargo, tiene la ventaja de ser un concepto abierto: no reduce el infinito invisible a una entidad finita. Es imposible formarse una imagen mental de él. Nadie puede adjudicarse la posesión exclusiva del Ser. Es tu esencia misma, y te es accesible de inmediato como la sensación de tu propia presencia, la sensación de “Yo soy” previa a “Yo soy esto o lo otro”. Así que sólo hay un pequeño paso entre la palabra “Ser” y experimentar el Ser.

El Ser es la Vida Única eterna y omnipresente que se encuentra más allá de las innumerables formas de vida que se hallan sujetas al nacimiento y a la muerte. Sin embargo, el Ser no sólo se halla más allá sino en la profundidad de cada forma, como su esencia más interna, invisible e indestructible.

Esto significa que eso está a tu alcance ahora, como tu naturaleza más verdadera, en lo más profundo de tu Ser. Pero no intentes comprenderla con la mente. No trates de comprenderla. Sólo puedes conocerla cuando la mente está quieta. Cuando estás presente, cuando tu atención se halla en forma total e intensa en el Ahora, podrás sentir al Ser, pero nunca podrá ser comprendido con la mente.

Tomar nuevamente consciencia del Ser y vivir en ese estado de “consciencia sentida” es la iluminación.

Eckhart Tolle



viernes, enero 25, 2019

Para las personas resilientes no existe una vida dura


La resiliencia es la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas. se trata de la capacidad para afrontar los problemas y adaptarnos lo mejor posible a esos baches, a esas curvas en forma de pérdidas, fracasos, desengaños, dificultades, obstáculos, traumas e incluso situaciones de estrés como por ejemplo el debido a la pérdida inesperada de un ser querido, al maltrato o abuso psíquico o físico, a prolongadas enfermedades temporales, al abandono afectivo, al fracaso, a las catástrofes naturales y a las pobrezas extremas. Podría decirse que la resiliencia es la entereza y capacidad de sobreponerse a un estímulo adverso.

Actualmente la investigación nos enseña que mientras algunas personas parecen ser resilientes de manera natural, los comportamientos resilientes pueden ser igualmente aprendidos. No es fácil aprender a ser resiliente, es un largo proceso que requiere tiempo y mucho auto-conocimiento. es decir, al conjunto de cosas que sabemos acerca de quiénes somos, lo cual es el inicio para aprender a valorarnos y querernos como personas. La resiliencia es algo que todos podemos desarrollar a lo largo de la vida.  Hemos de tenerlo claro, ser resiliente no significa en absoluto, no sentir malestar, dolor emocional o dificultad ante las adversidades.

La resiliencia es la capacidad de asumir el dolor, aceptarlo y aprender de él, sabiendo gestionar tanto nuestras emociones como nuestras respuestas, para sobrellevarlo del mejor modo posible. La primera de las claves para desarrollar tu resiliencia es comprenderte a ti mismo, saber escucharte. Esto es algo básico detenerte y, simplemente, atender a ese rumor interior. La adversidad te puede abrazar con su manto frío y terrible, pero no debes dejarte vencer. Existen muchas otras cosas más allá del dolor, la pérdida o la frustración. Tu proyecto, la motivación esencial, tu necesidad por seguir adelante, por ilusionarte de nuevo por la vida y por los tuyos . Todos debemos tener un plan existencial, un objetivo en el horizonte por el cual seguir sonriendo cada mañana. 

Es parte de la naturaleza humana sentir la rabia, la pena, el desconsuelo, la tristeza… es esencial llorar y desahogarnos. Pero una vez hayamos pasado esta etapa, toca levantarnos y regular estas emociones, racionalizándolas primero hacia la aceptación y luego a la superación, conoce tus emociones, acéptalas y guíalas hacia un proceso óptimo y curativo que te logre fortalecer. Saber cómo te sientes en cada momento es el primer paso para conocerte profundamente. Así lograrás desarrollar tu resiliencia.

Actitud positiva y auto-confianza, no es solo una etiqueta, se debe mantener una actitud positiva ante la vida, es una necesidad. Sabemos que en ocasiones no es fácil, que las tinieblas nos asolan sin que nadie lo espere, sin que nadie se haya preparado ante ello y que puede resultar imposible asomar una sonrisa en tales circunstancias. De hecho, estas personas a menudo sorprenden por su buen humor y nos hacen preguntarnos cómo es posible que, después de todo lo que han pasado, puedan afrontar la vida con una sonrisa en los labios.

Las personas que practican la resiliencia:

  • Tienen el hábito de estar plenamente presentes
  • Creen de manera positiva en sus habilidades
  • Encuentrann un sentido y propósito a la vida.
  • Asumen las dificultades como una oportunidad para aprender
  • Se rodean de personas que tienen una actitud positiva
  • No intentan controlar las situaciones, sino sus emociones
  • Son flexibles ante los cambios 
  • Disfrutan de los pequeños detalles
  • Cultivan de manera activa su optimismo
  • Ven la vida con objetividad
  • Desarrollan la habilidad de solucionar los problemas
  • Se proponen metas y se mantienen firmes luchando 
  • Siguen trabajando con su habilidades
  • Afrontan la adversidad con humor

Para las personas resilientes no existe una vida dura, sino momentos difíciles y no se trata de una simple disquisición terminológica, sino de una manera diferente y más optimista de ver el mundo, ya que son conscientes de que después de la tormenta llega la calma y lo que hoy les parece tan dificil de superar, poco a poco irá perdiendo esa intensidad si se enfrentan a ello con fuerza y optimismo. Y sobre todo, con confianza en si mismos.

Todos disponemos de recursos para poder afrontar la adversidad. Busca en ti, esfuérzate, quiérete y convéncete de que mereces ser feliz y de que vas a conseguirlo. En ello se esconde la clave para desarrollar tu resiliencia.



jueves, enero 17, 2019

El secreto de la infelicidad: No amarse a uno mismo


Son muchas las personas que todavía no conocen el valor y la importancia que tiene amarse uno mismo, no hablamos de la prepotencia ni de creerse el centro del mundo, hablamos de la salud y la necesidad de sentirse a gusto uno consigo mismo para poder vivir y disfrutar de la estabilidad emocional. 

El secreto de la infelicidad: No amarse a uno mismo 

Amarse a uno mismo, tenerse en estima, es una de las cosas más básicas y que menos cuida el ser humano. Se valora el sacrificio por los demás en nombre del amor, el aguantar y el sostener situaciones intolerables desde un punto de vista objetivo porque “le/s amo mucho”. 

Qué fracaso de amor, porque en este darse sin medida uno se pierde así mismo, se olvida de sus necesidades, de sus emociones porque no se puede decir que “no”. Y los “noes” son tan necesarios… Tan necesarios para uno mismo y para el otro, que se han quedado asociados a a algo negativo puesto que “si le digo que “no” ¿pensará que ya no le quiero o dejará de quererme?” Cuando, la realidad, es que a veces es el mejor regalo que podemos hacerle al otro y a uno mismo. 

Es tan increíblemente frecuente encontrarse con personas que afirman no quererse, tener una autoestima baja que uno se lleva las manos a la cabeza. No porque sean conscientes de esa realidad de sí mismos, si no porque lo aceptan como una parte más y no se plantean la posibilidad de trabajarse, de cuestionarse por qué hay esa falta de amor, cuando ésta les lleva a relacionarse con los demás desde lugares en los que se sienten agradecidos por ser queridos (en el contexto de que ser querido resulta algo extraordinario) en lugar de ser conscientes de que son merecedores de amor.

Casi, con mucho cuidado y recelo, aquel que se quiere lo dice con voz bajita y rápidamente señala que se quiere, se respeta pero que no desde un lugar egocentrista. ¿Por qué quererse y cuidarse está tan asociado al egoísmo, en lugar de considerarse algo básico y necesario? 

Amarse a uno mismo para poder amar a alguien más 

Escribió el psicoanalista y filósofo Erich Fromm, en su libro El arte de amar, “Si un individuo es capaz de amar productivamente, también se ama a sí mismo; si sólo sabe amar a los demás, no sabe amar en absoluto”. 

Multitud de psicólogos, psicoanalistas, filósofos o escritores nos han dejado un legado lleno de preguntas y reflexiones acerca de cómo se puede amar de una forma sana a los demás. Por supuesto, también nos encontraremos con diferentes tipos de amor, con diferentes grados de compromiso y una gran variedad de descripciones del amor, que parten de la propia visión de cada uno. 

Cuando uno ama con todo esto dentro, el amor puede ser muy doloroso e implicar mucho sufrimiento. A veces, es necesario que se produzca una ruptura de esa relación y que pase un determinado tiempo para pensar y ser consciente de las cosas que han sucedido a lo largo de la relación. Ejemplos, sentir que uno ha cambiado para ser lo que el otro esperaba, sentir que uno mendigaba amor, estar siempre a la espera de una llamada, necesitar una mirada del otro para sentirse bien o sentirse reconocido/a, entre otros. El amor sano no duele.

Mª Ángeles
depsicologia.com


domingo, enero 13, 2019

El Amor por Jiddu Krishnamurti


¿Qué es el amor? Todo el mundo habla del amor: todos los periódicos, todos los diarios y los misioneros hablan de un amor eterno “Yo amo a mi país, amo a mi rey, amo tal libro, amo esta montaña, amo el chocolate, amo el placer, amo a mi mujer, amo a Dios” El amor podría bien ser la última solución a todas las dificultades de los hombres entre ellos, a sus problemas, a sus penas, pero ¿cómo tomarlo nosotros, para saber lo que es? ¿Definiéndolo?

¿Se puede separar el amor en sagrado y profano, divino y humano, o es indivisible? ¿Se refiere a una persona y no al total? ¿Cuando se dice: “yo te amo”, eso excluye el amor por otros? ¿El amor es personal o impersonal? ¿Moral o inmoral? ¿Está reservado a la familia? ¿Y si se ama a la humanidad, se puede amar una persona? ¿Es un sentimiento? ¿Una emoción? ¿Un placer? ¿Un deseo? Todas estas preguntas indican, no es verdad?, que tenemos ideas a propósito del amor, ideas sobre lo que debería ser o no ser, en suma un criterio o un código elaborado por la cultura a la cual pertenecemos. 
Para ver claro en esta cuestión, tenemos que, pues, previamente, liberarnos de las incrustaciones de siglos, poner a un lado todos los ideales e ideologías a propósito de lo que tiene o de lo que no tiene que ser el amor. Crear una separación entre lo que es y lo que debería ser, es la manera más ilusoria de considerar la vida. ¿Cómo sabré yo lo que es esta flama que se llama amor? Yo no busco saber cómo expresar el amor, pero quiero comprender en qué consiste. Yo comienzo pues por apartar todo lo que me han dicho al respecto las Iglesias, la sociedad, mis padres, mis amigos. Y todas las personas que he encontrado y los libros que he leído, ya que es por mí mismo que quiero saber.
Así cuando se ama, hay que ser libre, no solamente de la otra persona, sino con respecto a sí. El hecho de pertenecer a alguien, de ser alimentado psicológicamente por esta persona, ese estado de dependencia, comporta siempre la inquietud, los temores, los celos, un sentido de culpabilidad. El miedo excluye el amor. Un estado doloroso, sentimental o emocional, el placer y el deseo no tienen nada de común con él. El amor no es un producto del pensamiento. El pensamiento, que es el pasado, no puede cultivarlo. El amor no puede estar cercado en el campo de los celos. Los celos son el pasado y el amor, el presente activo. 
El amor no es tampoco lo opuesto al odio como la humildad no es lo opuesto a la vanidad. Si así pues pueden eliminar todas estas cosas, no por la fuerza sino haciéndolas desaparecer a la manera en que la lluvia lava la hoja cargada de polvo de numerosos días, quizá reencuentren esta extraña flor a la cual, siempre, los hombres aspiran. Mientras que no tengan amor, no en pequeña dosis sino en gran abundancia, mientras que no estén llenos de él, el mundo irá hacia los desastres. 

Ustedes saben, cerebralmente, que la unidad del hombre es esencial y que el amor es la sola vía, pero ¿quién les enseñará a amar? ¿Acaso alguna autoridad, algún método, algún sistema les dirán cómo amar? Si quien sea se los dice, eso no es el amor.  Si ustedes lo hacen el amor huirá por la ventana. Por la práctica de algún método o de algún sistema en vista de adquirir amor, ustedes pueden volverse extraordinariamente hábiles o un poco más condescendientes o conseguir un estado de no-violencia, pero todo eso no tendría ninguna relación con el amor.
El amor es siempre nuevo, fresco, vivo. No tiene ayer ni mañana. Está más allá de las peleas que engendra el pensamiento. Solo el espíritu inocente sabe lo que es el amor y un espíritu inocente puede vivir en este mundo que no es inocente. Esta cosa extraordinaria que el hombre siempre ha buscado, por el sacrificio, la adoración, las relaciones sexuales, por los placeres y las penas de toda clase, solo puede ser encontrado cuando el pensamiento, comprendiéndose él mismo, llega a su fin natural. Entonces el amor no tiene opuesto, entonces el amor no tiene conflicto.
Ir más allá del pensamiento y del tiempo, lo que quiere decir más allá del dolor, es darse cuenta que existe otra dimensión que se llama amor. No sabiendo cómo alcanzar esta fuente extraordinaria, ¿qué hacen ustedes? ¿Nada no es así? Absolutamente nada. En ese caso ahí están ustedes, interiormente, completamente silenciosos. ¿Comprende lo que eso quiere decir ? Eso quiere decir que ustedes no buscan más, no desean más, no persiguen nada más, en resumen que no hay más de mí del todo. Entonces el amor está ahí”.
Jiddu Krishnamurti
Primera y última libertad



miércoles, enero 09, 2019

La Felicidad y la Verdad


 ¡Mira! La felicidad y la verdad son sinónimos están sujetos el uno del otro... están unidos superiormente. Además los une la inocencia que es símbolo de pureza.

 ¿ Se puede tener la verdad y la felicidad aquí en esta tierra?  ¡No! 

Mientras reine el egoísmo, los subproductos y los vicios la gente estará convertida en zombies posesos de sus propios deseos. Por eso que la felicidad gobernada por la verdad es Facultad de los Mundos Superiores. 

La felicidad es un fruto del origen y no puede subsistir, ni existir en medio de fantasías que es la falta de verdad en las cosas. Aquel que quiera que la verdad llegue a su vida debe adquirirla limpiándola con la verdad. 

El origen controla todo por medio de las Arcas que son computadores absolutamente increíbles que ni aún a la imaginación se le permite conocer su grandeza. 

La verdad es una espada que destruye las construcciones mentales mas increíbles y sus consecuencias  son la felicidad. ¿podremos tener acceso a la felicidad viviendo en las condiciones que hoy lo hacemos?

¡Mira! La mente puede estar conectada a distintos espacios tiempos y no pertenecer aquí, puede recopilar fragmentos de verdades y estar libres de subproductos para así ver la tierra prometida desde lejos y atesorarla en tu interior. 

Con la verdad se limpia la casa y así la felicidad viene por consecuencia, lo uno no existe sin el otro.

Mauricio Veche Fuentealba
Contactado, Pensador y Escritor


sábado, enero 05, 2019

Creencias potenciadoras y limitantes


Una creencia no es simplemente una idea que la mente posee. Las creencias son una fuerza muy poderosa dentro de nuestra conducta, son ideas que en un momento determinado llegaron a nosotros y se formaron ocupando un espacio, una energía y se materializaron dentro de nuestros conceptos más arraigados. Tenemos creencias sobre cómo funcionan todos los aspectos del mundo., incluso de lo que no hemos vivido o visto personalmente, por ejemplo si nunca hemos ido a la India igual tenemos una idea formada en nuestra mente de cómo es el país y sus habitantes, esto es debido ha que nosotros no vivimos la realidad en si, sino una elaboración mental de la misma.

La creencia tiene que ver con la educación y la primera infancia, donde hemos creido practicamente todo lo que nos han dicho y toda esta información se ha ido almacenando en el subconsciente, información que vienen más de otras personas, como educadores, padres, familia, experiencias de nuestros padres, por los medios de comunicación o en un momento que algo muy fuertr nos ha sucedido y se ha producido una impregnación en nuestro consciente o inconsciente. 

¿Por qué hay personas que parecen estar programadas para el éxito y otras parecen estar programadas para vivir una vida de miseria y escasez? ¿Por qué a algunas personas no les cuesta mantenerse felices y satisfechas y otras no dejan de tener depresiones recurrentes, aunque hayan pasado por experiencias similares? ¿Por qué hay personas que tienen similar educacion y vidas muy diferentes? La respuesta se halla, en parte, en la información residente en el subconsciente de cada persona y en el tipo de creencias que se hallan en él. Creencias que nos limitan o dan poder. 

Las creencias que nos limitan conforman paquetes de información que nos encierran en una realidad totalmente condicionada por dicha información y respondemos ante situaciones del dia a dia con la informacion limitante que almacenamos en nuestra psiquis, debemos identificar cómo las creencias limitantes nos están saboteando con un .. No puedo.hacerlo ...No tengo derecho a ser feliz.. La vida es dura ..Es demasiado tarde para cambiar...No valgo para nada.,,No estoy hecho para el deporte .. .No puedo bajar de peso...Estoy muy viejo para empezar de nuevo.. No me puedo fiar de la gente .. etc. 

Las creencias potenciadoras, por su parte, conforman paquetes de información que abren y expanden la mente y la vida misma en todas las direcciones. y nos conectan con todas nuestras posibilidades y nos empoderan cuando nos enfrentamos a diferentes situaciones.; La vida es para ser feliz... Puedo resolver los contratiempo que surjan en mi trabajo.. Soy digno de todo lo bueno que la Vida me ofrece ... Aprovecho cada oportunidad que me da la Vida para crecer y evolucionar... Valgo mucho...Todo fluye de manera abundante en mi Vida ....La vida nunca me va a traer una adversidad que no pueda superar .. Yo estoy a cargo de mis decisiones y emociones .. etc. 

Cuando una creencia se instala en nosotros de una forma sólida, nuestra mente discrimina aquellas experiencias que no cuadran con ella por eso para conseguir un pleno control de nuestra vida, debemos conocer cuáles son nuestras creencias esenciales, obsevarnos es fundamental para poder detectarlas y cambiar aquellas que nos estan limitando y resolver los conflictos que pueden existir entre distintas creencias.

Por tanto podemos facilmente llegar a la conclusion que la realidad es neutra y cada uno la interpreta segun el filtro que ha creado, segun las creencias que hemos hecho nuestras en funcion de lo que hemos vivido y percibido en nuestra infancia. Para cambiar las creencias limitantes por una potenciadora el primer paso es enunciar una creencia potenciadora contraria a la limitante y empezar a actuar en base a ella HOY. 

No es algo sencillo crear una nueva realidad, pero se puede conseguir y aunque lleve tiempo y esfuerzo, los resultados merecen la pena y para esto la vida misma nos pondrá delante la evidencia de lo que sentimos, de lo que creemos que es la Vida, ante eso debemos estar siempre abiertos a la posibilidad de que algo no sea como pensabamos, y cuando eso ocurra, no avergonzarse de haber estado equivocado durante años, sino sentirte afortunado de poder corregir el modelo de la realidad, porque eso va a tener un impacto muy positivo en nuestra vida... si somos capaces de ver nuestras sombras somos capaces de poner luz a nuestro camino.




viernes, enero 04, 2019

Los miedos son sombras


Los miedos son las sombras de las creencias, de lo que pensamos, lo que nos han enseñado, de nuestros anhelos, de no tener la verdad de las cosas ni recordarse de ellas.

Todos se aferran a esta vida pero se olvidan de lo que hay más allá. Decimos queremos estar con Dios pero no aceptamos la muerte como el paso para lograrlo.

Este mundo está formado de creencias y no verdades es por eso que los miedos continuarán mientras viva el ser humano con la conciencia dormida..

Mauricio Veche Fuentealba
Contactado, Pensador y Escritor


martes, enero 01, 2019

El Tiempo

 

  • El joven cree tener privilegios o ventajas con respecto al  anciano, uno cree manejar la historia, el otro la ha vivido. 
  • El joven piensa que el anciano se perderá la vida del futuro, que será de privilegios, de más bienestar. 
  • El joven no piensa que el tiempo lo alcanzará y lo sobrepasara, lo dejará atrás lo mirará como observa al débil y abatido por la vida, infundiendo miedo que adormece para así enterrar su aguijón que terminará por acabarlo. 
  • El joven es dueño de una promesa, el anciano es dueño de un pasado. 
  • Para el anciano la muerte vendrá como ladrón en la noche y el tiempo lo mirará como se confunde robando la débil vida que le queda. 

  • ¿Quien se salva de este ambicioso tiempo que presenció los eventos que hoy son historia?
    El pasará hará su recorrido, esperando al joven para tenderle una trampa mas adelante, como lo hizo con los que hoy no existen.

  • Oh tiempo.. eres sinónimo de muerte y no de vida, eres la flecha que viene viajando desde el pasado y se alojará en el futuro. 
  • Oh tiempo tu que destruye la flor y quiebras la piedra....Tu que puedes apagar el amor pero no su recuerdo. Tu que traspasas la piel y te alojas en los huesos. 
  • Oh tiempo cruel y sin ley.. Algún día serás acorralado por la luz y se verá tu faz y no podrás esconderte. 
  • Oh tiempo..Serás apresado por la vida y encadenado para que no molestes. .. La eternidad acabará con tu vida y no tendrás ya mas lugar donde estar y vendrán tus dolientes y los miedos que te atormentaran como tu lo hiciste a tantos alguna vez...

    Mauricio Veche Fuentealba
    Contactado, Pensador y Escritor


miércoles, diciembre 26, 2018

El conflicto no es entre el bien y el mal


El conflicto no es entre el bien y el mal sino entre el conocimiento y la ignorancia... 

Mi guía formula;  ¿que te dice a ti lo que es bueno y lo qué es malo? ....es una ley... Y el que tiene conocimiento no puede enorgullecerse de él porque cae a otra ley que es la responsabilidad de transmitirlo y sacar de la ignorancia al otro...eso es amor. 

No todas las mentes reaccionan a la vida de igual forma, sino que intervienen muchos factores, entre ellos la genética que involucra tu ascendencia y descendencia y como enfrentarse tu infancia y los traumas que adquiriste en este proceso. No todos reaccionan positivamente a un evento, pero si tienen la responsabilidad de tomar autocontrol de su vida y para esto necesita conocimiento y gobierno de su propia voluntad...

Además en esto se requiere comprensión, meditación, y reflexión que son procesos para adquirir un centro de gravedad permanente.. Nunca debes olvidar que todo es resultado, la sabiduría es resultado, el conocimiento verdadero es resultado y la comprensión es la Unión de todos estos procesos que te vinculan con lo eterno, con el verdadero amor que es la luz de vuestra mente y además la conciencia que debe existir en ti.

Mauricio Veche Fuentealba
Contactado, Pensador y Escritor


Los articulos y fotografias han sido tomados de la red. Si alguna persona considera afectado su derecho de autor le pido que tenga la amabilidad de dejarme un mensaje en la entrada para que la publicacion sea retirada.