sábado, septiembre 18, 2010

Algunos conceptos básicos de Teosofía


NO HAY NINGUNA RELIGIÓN MÁS ELEVADA QUE LA VERDAD

Satyan nasti paro dharmah, "No hay religión más elevada que la verdad" era el antiguo lema de la familia real de Kasi, o Benarés, escogido también como el lema de la Sociedad Teosófica por sus fundadores. Sugiere que el progreso genuino está relacionado con la búsqueda de la verdad. Sólo descubriendo el significado más profundo de la vida y el propósito cósmico que subyace en el mundo manifestado, puede la naturaleza humana elevarse hasta la dignidad para la que está destinada.

La palabra teosofía ha sido utilizada en el Occidente alrededor de 2.000 años para indicar el conocimiento de cosas divinas o el conocimiento derivado de la perspicacia y la experiencia, así como del estudio intelectual. Viene del Griego theos (dios, divinidad) y sophia (sabiduría), y significa sabiduría divina— sabiduría referente a la vida desde el punto de vista de la conciencia divina que informa al universo. Mientras que el movimiento teosófico moderno puede ser atribuido a Blavatsky y a sus maestros, es parte de un movimiento espiritual tan viejo como la humanidad pensante. Su filosofía es una presentación contemporánea de la perenne sabiduría subyacente en las religiones, ciencias, y filosofías del mundo. Los conceptos teosóficos no son dogmas; solamente las ideas que tienen valor necesitan ser aceptadas. Los libros teosóficos no se consideran como revelación ni autoridad final, sino como guías en la búsqueda individual. Sin embargo, hay algunos conceptos básicos que la teosofía trae a la luz.

La idea primaria es la unidad esencial de todos los seres. La vida está presente por todas partes a través del cosmos porque todo se origina de la misma fuente divina incognoscible. Por lo tanto, todo, desde el mundo subatómico hasta las plantas, los animales, los seres humanos, los planetas, las estrellas y las galaxias esta vivo y evolucionando. Cada uno es divino en su raíz y se expresa a través de gamas espirituales, intelectuales, psicológicas, etéreas, y materiales de conciencia y de sustancia. La evolución refleja esta emergente auto-expresión de facultades que se distingue en formas materiales; desarrolla aspectos espirituales y conscientes; y sobre períodos de tiempo cósmicos regresa a la fuente divina. La vida del individuo, la humanidad y la tierra entera es parte de este proceso cósmico.

Exhibiendo esta unidad fundamental, el altruismo y la compasión son expresiones humanas de realidades cósmicas y planetarias. La humanidad esta más unida internamente que físicamente, y nuestros pensamientos y sensaciones tienen un impacto potente en otros. Siguiendo nuestros impulsos internos más puros lo mejor posible, beneficiamos nuestros alrededores inmediatos y a la humanidad en su totalidad. El ideal es poner el bienestar de la humanidad y de todo lo que vive delante del progreso propio.

Como seres arraigados en la divinidad, cada uno de nosotros tiene la capacidad de descubrir la realidad. Para hacer esto debemos de aprender a juzgar lo que es verdadero y falso, real e ilusorio; sin seguir los dictados de una autoridad, aunque esta sea muy alta. G. de Purucker compara a un estudiante de teosofía con un investigador científico, y agrega:

"¿No se nos ha dicho una y otra vez que debemos consultar nuestra conciencia antes de que aceptemos cualquier cosa? Para hacer eso, tenemos que pensar; también sabemos que al hacerlo podríamos, con nuestra propia ceguera o incapacidad, rechazar una verdad ofrecida a nosotros, sin embargo habremos hecho lo correcto, porque hemos sido fieles a nosotros mismos y a nuestra conciencia. . . el hombre interno entiende, y la verdad a través del tiempo amanecerá en los corazones fieles." — Fundamentals of the Esoteric Philosophy, P. 289

Siguiendo nuestros propios instintos e intuiciones espirituales, despertamos nuestros potenciales latentes. El intentar forzar a otros a adoptar lo que creemos que es la avenida "apropiada" de pensamiento puede ser dañino. Cada uno sigue su propia trayectoria única de desarrollo.

Reencarnación y karma son las ideas más extensamente popularizadas en el Occidente por los teósofos. Aunque se considera Oriental, la reencarnación estaba presente en muchas tradiciones incluyendo la filosofía platónica, el judaísmo y en los primeros días del cristianismo, donde no fue excluida de las enseñanzas de la iglesia hasta el siglo sexto. Juntos, la reencarnación y el karma ayudan a explicar nuestro carácter y circunstancias a la luz de pensamientos, acciones y deseos pasados. Somos responsables de nuestras propias vidas. Nadie más ya sea — divino o humano — puede eliminar o neutralizar los resultados de cualesquiera de nuestras acciones.

La Sociedad Teosófica

No hay comentarios:

Los articulos y fotografias han sido tomados de la red. Si alguna persona considera afectado su derecho de autor le pido que tenga la amabilidad de dejarme un mensaje en la entrada para que la publicacion sea retirada.