Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, julio 21, 2012

Krishnamurti sus últimas palabras en público


(Madrás, India ‑1986)

“¡Supongo que tenemos que hablar!”

“Participarán ustedes amablemente, si quieren, (no que vayan a pensar en esto), sino que participen, que par‑ti‑ci‑pen”.

Esto dijo Jiddu Krishnamurti,para comenzar su última charla pública, unos dos meses antes de su muerte, mientras la brisa lo despeinaba.

Los cantos de los innumerables pájaros de Madrás acompañaban sus palabras:

“¿A dónde vamos?” ... “¿Se preguntarán ustedes a dónde vamos, más allá de lo que los pobres libros nos puedan decir (y por más sagrados que sean)?”

Se preguntó si es que hay algo más en la vida que no sea “hacer dinero e impresionar a los demás”.

Se preguntó si es posible vivir en este mundo,tal cual es,sin volverse cínico.

Se preguntó si hay diferencia entre el cerebro y la mente.

Dijo que el cerebro no puede comunicarse con la mente, pero ésta sí con el cerebro.

Krishnamurti comparó el cerebro con la computadora, que no sólo es resultado de un programa, sino que puede crear programas semejantes.

“¿Y qué son ustedes, señores?” ‑dijo‑

Declaró que estamos todos encajonados en esa maquinaria cerebral que crea los programas de ser ruso, americano, católico, protestante, musulmán, judío, etc.

Declaró que la invención no es la creación.

Tuve uno de mis encuentros con David Bohm en 1987 para comentar esto, en Ojai, California y vimos juntos que el proceso genético que genera la forma del organismo (y el cerebro) está dentro de la creación simultánea (holokinesis).

Luego el cerebro va conociendo, programando, inventando, conociendo más, memorizando y en base a este movimiento mnemónico opera y predice. Este "movimiento Mnemónico" está dentro de la creación, esa "holokinesis" que definió David Bohm y que es el campo unificado de información que abarca todo el Universo.

Originalmente la meditación era el silencio del cerebro con el que se establecía contacto con la holokinesis (la creación). Actualmente sólo existen "técnicas de meditación" que son sólo programas creados por el cerebro. Esas técnicas son sólo invenciones de la memoria y del conocimiento con el alegado objetivo de tratar de liberarnos del pensamiento.

Se preguntó Krishnamurti: “ Hay una percepción sin medida, sin comparación, sin recompensa y sin castigo?”

“Hay una meditación que no tiene nada que ver con el esfuerzo ni con la voluntad”. "Esta meditación no es autoengaño programado ni autohipnosis”. “Es el absoluto silencio”. “Sin querer alcanzar nada”.

“Si yo describiera esa meditación, mi descripción no sería esa meditación”. “Abarca un espacio infinito”. “Señores, ¿está vuestro cerebro alguna vez tranquilo y en silencio?”

“¡Pero no tranquilo a base de drogas, de alcohol o de creencias!”

“Ese silencio puede hacer contacto con la creaciónen en este mismo instante, ya mismo, con la vida que está emergiendo ahora mismo con la creación.”

“El deseo de ese silencio es otro invento de ese mecanismo que es el cerebro.”

Se interrumpió Krishnamurti: “¡Esto es demasiado serio para que ustedes jueguen con esto!”

“¿Cual es la creación de la que surge el pájaro, ese pájaro que el cerebro no puede inventar?”

“La creación es lo más sagrado de la vida y está en absoluto silencio. Si usted hizo un desastre de su propia vida, cámbiela hoy y no mañana”.

“Si su vida no está bien en orden no es posible entrar al mundo de la creación”.

Y esas fueron las últimas palabras que Krishnamurti pronunció en público

Krishnamurti

No hay comentarios:

Los articulos y fotografias han sido tomados de la red. Si alguna persona considera afectado su derecho de autor le pido que tenga la amabilidad de dejarme un mensaje para que la publicacion sea retirada de inmediato