Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, diciembre 17, 2009

Testimonios científicos de la transmutación alquímica


INTRODUCCIÓN A LA CIENCIA ALQUIMICA

Los investigadores de la ciencia materialista desvirtúan, — sin conocimiento de causa — la posibilidad de la transmutación metálica con una producción lucrativa basándose en la inversión para su obtención. El resultado no podría ser otro, pues el proceso, está desprovisto del factor esencial que permite lograr una auténtica transmutación metálica en las proporciones que se quisieran.

Un científico afirmó, al respecto:

“Es posible que se transforme acero en oro como se transforma, según se dice, el uranio en radio y en helio, pero esas transformaciones no afectan más que a milmillonésimas de miligramos, y entonces sería mucho más económico obtener oro del mar, que contiene toneladas de él”.

Posteriormente, encontramos el siguiente dato:

“En 1977, en Alemania (RF) se construye un poderoso acelerador de Iones pesados, que transmuta un núcleo de uranio en oro, mediante el bombardeo con Iones acelerados a 1,8 mil millones de electrón-voltios”.

Nótese, pues, cómo opera la ciencia materialista, despilfarrando una cantidad exagerada de unidades de energía, para lograr este tipo de transmutación, ya que, para la transmutación metálica, no es necesaria la electricidad generada por nuestras centrales hidroeléctricas.

El secreto de los llamados “Polvos de Proyección", no se ha conocido, ni siquiera en los textos de alquimia que abundan por todas partes, no porque los Adeptos desconocieran este secreto, sino porque siempre estuvieron dispues¬tos a no revelarlo.

Cuando el Alquimista, por las incesantes sublimaciones Mercuriales, ha logrado crearse sus vehículos planetarios metálicos (Cuerpos Solares: Astral, Mental, Causal, etc.), y haber fijado el Oro Filosófico en estos Cuerpos Metálicos, entonces estos átomos de Oro, podrán ser proyectados en agua pura. Esta agua pura, así cargada con átomos de Oro, puede perfectamente transmutar el plomo fundido en un crisol en oro puro, oro de la mejor calidad.

Sólo, pues, quien tenga Oro en su Aura, en sus Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, puede transmutar plomo en oro. Podría darse que, por alguna gracia muy especial, alguien recibiera de un Adepto de estos, una pequeña parte de estos polvos de proyección, en forma líquida o pulverizada.

Seguidamente, transcribiremos algunos párrafos del escritor Jacques Sadoul, en donde se podrá apreciar el testimonio indiscutible de dos notables científicos sobre la realidad de la transmutación metálica. Omitiremos, a propósito, las comillas del texto de J. Sadoul, para que no aparezca el conjunto pesado:

Nuestro primer testigo será Juan Bautista Van Helmont. Este médico y químico belga (nacido en Bruselas en 1577) hizo uno de los principales descubrimientos científicos: el de gas. Percibió la presencia del ácido carbónico y por deducción, comprendió que se trataba de un nuevo cuerpo químico. (...) Descubrió también la existencia de hidrógeno sulfurado en el Intestino grueso del cuerpo humano; comprobó la presencia de un jugo ácido segregado por el estómago; preparó el ácido clorhídrico, el aceite de azufre,

Allá por el 1618, cuando trabajaba en su laboratorio de Vilvorde, Van Helmont recibió la visita de un desconocido que quería, según dijo, conversar con él sobre una materia de interés para ambos. Al principio, el sabio lo tomó por algún colega deseoso de tratar sobre asuntos médicos; pero el desconocido abordó, sin rodeos, el arte hermético. Van Helmont le interrumpió al instante diciéndole que, en su opinión, la alquimia era una superstición carente de toda realidad científica y que no quería hablar de ella. Entonces, el forastero le dijo:

—Comprendo que no deseéis discutir sobre ello, Maese Van Helmont; pero, ¿queréis hacerme creer que tampoco deseáis verlo?

Algo sorprendido, el sabio le preguntó qué entendía él exactamente por “verlo”, El otro respondió:

—No estoy contándoos una fábula si os aseguro que la piedra filosofal existe y está dotada de un poder transmutatorio. Tal vez me creáis, y yo me resigno. Pero, ¿seguiréis haciéndolo si yo os entrego una porción de esa piedra y os dejo operar por vuestra propia cuenta?

Van Helmont, creyendo habérselas con un loco o un charlatán, respondió que se prestaría a hacer el experimento con el trozo de la piedra siempre y cuando su interlocutor le permitiera actuar solo y establecer sus propias condiciones. Creyó que así desanimaría al personaje, pero se equivocó. El visitante aceptó inmediatamente la propuesta y depositó sobre una cuartilla, en la mesa del químico, algunos granos de un polvo que Van Helmont describió así: “He visto y manipulado la piedra filosofal. Tenía el color del azafrán en polvo, era pesada y brillaba como el vidrio fragmentado.”

Una vez hecho esto, el desconocido pidió permiso para retirarme; Como Van Helmont quisiera saber si volvería para comprobar los resultados de la experien¬cia, él le respondió que no era necesario, porque tenía absoluta confianza en el éxito de la empresa. Mientras le acompañaba hasta la puerta, Van Helmont le preguntó que por qué se había fijado precisamente en él para hacer tal experimento, y el otro le contestó que “deseaba convencer a un ilustre sabio cuyos trabajos honraban al país.”

Desconcertado un tanto ante la firmeza de su interlocutor, el químico decidió hacer el ensayo. Hizo preparar a sus ayudantes de laboratorio un crisol, donde se colocaron ocho onzas de mercu¬rio. Una vez se hubo fundido el metal, Van Helmont echó la pequeña porción de materia que le entregara el desconocido, después de envolverla en un papel, como se le había recomendado. Luego tapó el crisol y aguardó durante un cuar¬to de hora; concluido ese plazo, hizo llenar de agua el crisol, que se rompió violentamente, con el súbito enfriamiento: en el centro había un trozo de oro cuyo peso era igual al del mercurio que se depositara en él.

Este relato no es imaginario ni mucho menos. Fue el propio Van Helmont quien dejó constancia, por escrito, de los citados acontecimientos, y los hizo publicar bajo su nombre y responsabilidad. En efecto, tuvo valor y —¿por qué no decirlo?— espíritu científico suficientes para reconocer el error en público y proclamar su convencimiento sobre la realidad del hecho alquímico. (Su obra se titula L’aurore de la medicine) En recuerdo de aquella experiencia, puso el nombre de Mercurio a un hijo suyo, que llegó a ser un ferviente defensor de la alquimia, como lo demostró enseguida convirtiendo al famoso filósofo Leibniz.

“La Piedra Filosofal es el Cristo Intimo vestido con los cuerpos de Oro"

La Piedra Filosofal o El Secreto de los Alquimistas”
Samael Aun Weor

No hay comentarios:

Los articulos y fotografias han sido tomados de la red. Si alguna persona considera afectado su derecho de autor le pido que tenga la amabilidad de dejarme un mensaje para que la publicacion sea retirada de inmediato