Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, marzo 01, 2015

Meditación para Principiantes



Las técnicas de meditación son sólo herramientas, no son la solución ni el objetivo en sí mismo. Por más que nos pese (y ya debiera dejar de hacerlo), es el individuo y sólo él, quien tiene la única llave de la felicidad en sus manos. Es como contar con un tenedor, un cuchillo y una cuchara. La utilización de cada uno de estos utensilios dependerá de lo que deseamos comer.


1. Debes encontrar una posición adecuada (la que te resulte más cómoda). Se suele optar por alguna posición de sentado. Es posible también de acostado, pero el inconveniente reside en la posibilidad de dormirse. Y si te duermes, no meditas. De todas maneras, debes entender que por más cómoda que la posición que elijas te resulte, con el tiempo de meditación (lo ideal es ir progresando hasta llegar a un mínimo de una hora cada vez), esa misma posición se tornará molesta y te traerá dolores en el cuerpo. Esto siempre ocurre al principio, hasta que te acostumbras.

2. Encuentra un lugar y un tiempo, en tu casa, donde puedas proveerte silencio, tranquilidad y estés libre de interrupciones. De lo contrario no funciona.

3. Una vez ubicado en la posición elegida, tienes dos opciones:

-Si te resulta sencillo y estás familiarizado con las "visualizaciones" (poder ver lo que te imaginas con los ojos cerrados), te aconsejaría utilizar este sistema.
- De lo contrario, si tienes dificultades con las visualizaciones, deberás optar por lo que yo llamo "observación sensorial" consistente en ser consciente de lo que imaginas aunque no lo puedas ver.

Este tema te resultará sencillo debido a que trabajarás con tu propio cuerpo. Es decir, en determinado momento, si debes concentrarte en un brazo, podrás "visualizarlo", si utilizas la primera opción; o ser consciente del mismo (sentirlo, con todo lo que al brazo le suceda en ese mismo momento, una picazón, un dolor, una briza, o cualquier otra sensación que te traiga consciencia de su existencia, lugar de ubicación en el cuerpo y estado), si has optado por la segunda de las opciones.

4. Lo primero que debes hacer, una vez en la posición elegida (siempre que medites deberás adoptar la misma posición), es cerrar los ojos, intentar mirar el lado interior de tus párpados (con los que tienen contacto directo tus ojos al cerrarlos) y que aparece de color anaranjado si te encuentras en una habitación con suficiente luz. Si te encuentras en una habitación a oscuras, el color será negro.



En el primer caso, podrás ver aparecer manchas y puntos más oscuros sobre el color naranja que te facilitarán el concentrarte en alguno de ellos. Esto no ocurrirá si te encuentras en un recinto totalmente oscuro, puesto que el color que se interponga entre tus ojos y los párpados será el negro. Todo esto lo hacemos a los efectos de lograr durante el mayor tiempo posible, vaciar nuestra mente de pensamientos. De todo tipo de pensamientos. Esto es algo difícil de lograr.

Al poco tiempo de comenzar el ejercicio, nuestra mente se encargará de traernos pensamientos sin pedirnos permiso. A veces, ni siquiera advertimos que esto ocurre. No en forma inmediata. Nunca hay que alterar los nervios o sentirse decepcionados por esta situación. Es normal. Lo que debemos hacer ni bien advertimos la intromisión de un pensamiento es, con paciencia, erradicarlo, volviendo a comenzar la ejercitación.

Con la práctica, los tiempos de concentración sin pensamientos se irán alargando. Si logramos llegar a un minuto, estará bien. Si realizas esta práctica durante 5 a 10 minutos, en un principio será suficiente.

Al vaciar tu mente de todo pensamiento, intenta concentrarte lentamente, en cada una de las partes de tu cuerpo. De arriba hacia abajo, detente en cada parte e intenta relajarla (puedes imaginarla como un trozo de mantequilla que se derrite o cualquier otra imagen comparativa que ayude a que los músculos de aquella parte se relajen por completo). Y continúas hacia abajo, lentamente, sin apuros, realizando siempre el mismo trabajo. Observa que el concentrarte en cada parte de tu cuerpo te permitirá percibir de inmediato si la zona se encuentra tensionada (es común en el cuello, nuca y diferentes partes de la espalda).

Con el tiempo, y cuando decidas hacer más duradera tu práctica, puedes iniciar el recorrido inverso (de abajo hacia arriba), una vez finalizado el descenso. En el recorrido, es conveniente, a los efectos de la buena concentración, visualizar durante unos minutos la respiración, mientras ésta entra y sale por las fosas nasales.

Siempre que finalices la meditación, debes ir abriendo los ojos y estirando tu cuerpo con lentitud, sin apuros. Hasta sentirte despejado, despabilado, bien despierto. Nunca te levantes con apuros intentando volver a la actividad cotidiana de forma inmediata. Comienza meditando el tiempo que te sea cómodo. No realices esfuerzos innecesarios.

Existe una gran variedad de técnicas de meditación. Ésta, sencilla, debiera proporcionarte inmediato bienestar. Si no es así, no dudes en detenerla.

Rudy Spillman

MEDIMENTE
Meditación para Principiantes

No hay comentarios:

Los articulos y fotografias han sido tomados de la red. Si alguna persona considera afectado su derecho de autor le pido que tenga la amabilidad de escribirme al correo suspirosdeartemisa@gmail.com para que la publicacion sea retirada de inmediato