Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, mayo 14, 2011

Si no hay cambio es porque no se produjo el aprendizaje


¿Qué es aprendizaje? Es el proceso mediante el cual ponemos en práctica el conocimiento adquirido, y lo hacemos través de la experiencia, mediante esa práctica logramos cambios favorables que son fruto de la comprensión e integración del conocimiento adquirido. Cuando efectivamente se produce el aprendizaje, hay un cambio en la estructura de pensamiento, y por consiguiente, en la capacidad de desempeño, entonces se implementan nuevas conductas, actitudes y nuevas maneras de enfrentar y manejar nuestros asuntos.

El crecimiento y progreso se dan a partir de nuevos conocimientos, nuevos recursos, herramientas o técnicas, que sirven de base para que desarrollemos una nueva percepción y un desempeño más eficiente y coherente con todo ello. De manera que, el aprendizaje y el cambio van de la mano. Si observamos que leemos y leemos, asistimos a charlas, seminarios y conferencias, y nada cambia en nuestra vida, es porque no estamos aprendiendo, sino simplemente informándonos.


Un punto importante cuando se tiene la intención y disposición de aprender y crecer a partir de la adquisición de nuevos conocimientos, y además efectivamente se desea lograr cambios en nuestra vida, es dar en el clavo con el conocimiento indicado, y luego, ser capaz de implementarlo adecuadamente en nuestra vida mediante su integración a nuestro modo de pensar y actuar. De manera que, si no hay cambio es porque no se produjo el aprendizaje, el conocimiento se quedó en el nivel intelectual y no pasó de allí, fue apenas una información, no trascendió. Pero hay razones para que esto ocurra, hay razones por las cuales no se logra dar funcionalidad al conocimiento. Hablemos un poco acerca de estas razones.

Para efectivamente aprender necesitamos ciertos ingredientes fundamentales que considero claves: humildad, apertura, buena disposición, voluntad, compromiso y mucha perseverancia. Para que un conocimiento pase de ser meramente una adquisición intelectual o un simple entretenimiento, a ser un valor agregado debido a que logramos incorporarlo a nuestra cotidianidad mejorando notablemente nuestra vida, necesitamos de esos ingredientes.

Para integrar el conocimiento necesitamos ante todo, humildad y apertura, ¿qué significa esto? Que en principio, si efectivamente estoy dispuesto a aprender, he de reconocer y aceptar que no sé, o, que lo que sé es insuficiente, incorrecto o inadecuado, o, que lo que sé y el modo como lo utilizo simplemente no produce los resultados que deseo. Y para eso, amigos míos, se necesita, apertura y humildad. Luego, es necesario estar efectivamente dispuesto a implementar los cambios necesarios para lograr los resultados que deseo en base a ese nuevo conocimiento, con compromiso y perseverancia, y para esto, se necesita buena disposición y mucha voluntad, porque eso amerita un trabajo de nuestra parte, necesita que nos pongamos manos a la obra, que nos enfoquemos en incorporar conciente y deliberadamente el nuevo conocimiento.

Un comentario adicional respecto a los ingredientes que anteriormente les he mencionado, es que la apertura y la humildad involucran un aspecto importante que requerimos para pasar del lugar donde nos encontramos al lugar donde queremos estar, y es que esto no será posible a menos que estemos dispuestos a renunciar a lo que creemos que ahora sabemos, necesitamos renunciar a lo que hemos pensado y hecho hasta este momento. La renuncia a lo que hasta este momento he practicado, sea la forma de pensar y sus contenidos, sea maneras de actuar, sea el modo de percibirme a mí mismo y el mundo que me rodea. La renuncia a eso se convierte en un paso clave para llevarnos al próximo nivel. Cuando buscamos o adquirimos información porque deseamos un cambio necesitamos integrar el nuevo conocimiento, de otro modo, no haremos más que dar vueltas en círculo y repetir más de lo mismo.

En mi experiencia como terapeuta observo cómo aún hoy en día, con todo el material disponible, hay personas que creen que yendo a terapia, leyendo un libro ó asistiendo a un seminario ya hicieron lo que estaba de su parte hacer, y en realidad, para los efectos, es apenas una minúscula parte de lo que se necesita para que efectivamente tenga algún resultado en nuestra vida, luego viene la parte que debe aportar la persona interesada, y esa parte es la práctica y la experiencia que esa práctica nos trae, hacer del conocimiento una experiencia con los ingredientes que les mencioné, es lo que nos pondrá en el camino correcto para su integración, y para obtener los cambios que deseamos.

Todos, sin excepción, deseamos paz, bienestar, equilibrio, prosperidad y armonía, sin embargo, no siempre lo logramos, porque lo que pensamos, lo que sabemos y lo que hacemos, constituyen el principal obstáculo que interponemos y si no renunciamos a eso, y lo sustituimos por el nuevo conocimiento con compromiso y eficiencia es una extraña expectativa esperar que ocurra algo distinto a lo que ya conocemos.

Lina Cristiano
Terapeuta Personal y Profesional
linacristiano@gmail.com

No hay comentarios:

Los articulos y fotografias han sido tomados de la red. Si alguna persona considera afectado su derecho de autor le pido que tenga la amabilidad de escribirme al correo suspirosdeartemisa@gmail.com para que la publicacion sea retirada de inmediato