Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, febrero 24, 2011

El Esoterismo

El Esoterismo es una ciencia, porque estudia sistemáticamente las leyes del universo con una metodología propia, y con sus conclusiones largamente testadas y comprobadas por generaciones incontables de Maestros de Conocimiento Sagrado, en un linaje que se pierde en la noche de los tiempos, desde los primitivos Instructores Divinos de la Humanidad (de los que hablan las tradiciones de los diferentes pueblos) y más allá… Naturalmente, es una ciencia integral, tanto porque considera y describe los diferentes planos del gran Cosmos –y no solo del Plano Físico- como porque todas las manifestaciones de la Vida omnipresente son objeto de su conocimiento. Es la ciencia de los secretos de la Naturaleza física, psíquica, mental y espiritual.

Las siguientes palabras de Helena Blavatsky ayudan a aclarar mejor los fundamentos de la Ciencia Esotérica:

“La Doctrina Secreta es la sabiduría acumulada de los siglos, es su cosmogonía; por sí sola, es el más acabado y prodigioso de los sistemas, aunque velado (como se encuentra en el exoterismo de los Puranas ). Mas tal es el poder misterioso del simbolismo oculto, que los hechos que ocuparon la atención de innumerables generaciones de videntes y profetas iniciados, para coordinarlos, clasificarlos y explicarlos, durante las asombrosas series de progreso evolutivo, están todos registrados en algunas pocas páginas de signos geométricos de símbolos.

La visión centelleante de aquellos Iniciados llegó hasta la propia esencia de la materia, describió y escrutó el alma de las cosas, allí donde un observador común y profundo, por más agudo que fuese, no habría percibido sino la textura externa de la forma (…). Es inútil decir que tal sistema no es fruto de la imaginación o de la fantasía de uno o mas individuos aislados; que se constituye de los anales ininterrumpidos de millones de generaciones de videntes , cuyas cuidadosas experiencias han recorrido para verificar y comprobar las tradiciones, transmitidas oralmente de una a otra raza primitiva, acerca de las enseñanzas de Seres Superiores y Excelsos que velaron la infancia de la Humanidad.

Durante muchos siglos, los “Hombres Sabios” de la Quinta Raza, pertenecientes al grupo superviviente que escapó del ultimo cataclismo y de las convulsiones de los continentes, pasaron la vida aprendiendo y no enseñando. ¿Cómo lo hacían? Examinando, realizando pruebas y verificando, en cada uno de los departamentos de la Naturaleza, las tradiciones antiguas, por medio de visiones independientes de los grandes Adeptos, esto es, de los hombres que desenvolvieron y perfeccionaron, en el más alto grado posible, sus organismos físico, mental, psíquico y espiritual. Lo que un Adepto veía solo era aceptado después de ser confrontado y comprobado con las visiones de otros Adeptos, obtenidas en condiciones tales que les confiriesen una evidencia independientes-, y por siglos de experiencias-“5

Obviamente, lo que es expuesto públicamente deja de ser oculto o esotérico, siéndolo solo relativamente para aquellos que, por falta de sutiliza necesaria, nunca penetraron en el alma del sistema. En cualquier épocas lo que se puede (o no, conforme a las circunstancias) presentar son las enseñanzas constantes de los Misterios Menores, que son “semi-ocultos”, “semi-desvelados”.

En cuanto a los misterios Mayores, permanecerán siempre en los dominios de las esferas más internas.

Lo que no es Esoterismo

Cuando se tiene alguna noción de lo que es la Sabiduría Esotérica, de cómo es de vasta, seria y profunda –y, además de todo eso, verdaderamente preciosa y sagrada-, es imposible dejar de sentirse afligido y pesaroso -y tantas veces avergonzado- al verificar con cuantas cosas se la confunde. Sobretodo en estos días, en que de todo se hace negocio y sensacionalismo, con tanta ligereza y superficialidad, con tanto impudor y atrevimiento, que hace doler el alma l que se ve en mercados y ferias de lo oculto, en periódicos y revistas de “buena fortuna”, en programas televisivos y anuncios publicitarios. Videntes, cartomanes, lectores del subconsciente… regresiones, reiki y chakraterapia con halagos sensuales… “seres de las Pléyades”, de “Orión” y de “Galaxias distintas” diciendo infantilidades… cristales que curan todo y canalizan energías cósmicas, prácticas que “realizan” ascensiones inmediatas, adivinos que identifican almas gemelas y hermanos cósmicos… colgantes y pinks de espiritualidad… Por favor, dejemos a cada uno la libertad de decir lo que quiera, pero téngase en cuenta que la Sagrada Ciencia Espiritual (el Esoterismo) nada tiene realmente que ver con todo eso.

En un sentido algo diferente, es nuestro deben llamar la atención en la diferencia entre la Ciencia Esotérica y el Espiritismo. Mucha gente, que no conoce cabalmente (por opción o por desinterés –ambas legitimas-) lo que es realmente el esoterismo, tiende a identificarlo o confundirlo con el Espiritismo. Es verdad que existen algunos puntos del contacto; mas también la Ciencia Oculta tiene puntos de contacto, por ejemplo, con cualquier otra ciencia o filosofía de tenor religioso, y ello no justifica la confusión o identificación. La enseñanza ocultista reconoce el interés de muchos fenómenos hacia los cuales el movimiento espiritista llamó la atención, considerándolos justificadores de una investigación seria (que comience, con rigor mas sin prejuicios, por desenmascarar fraudes, charlatanismos e ilusiones primarias); en cambio el Esoterismo da, en la mayor parte de los casos, una explicación diferente de las afirmaciones espiritistas. Hay datos y enfoques a ponderar que la casi totalidad de los espiritistas ignoran . Por otro lado, tocando un aspecto muy importante, el Ocultismo desaconseja vívamente las prácticas mediúmnicas, que tienden a acentuar desequilibrios pisco-fisiológicos y a colocar al ser humano en una posición de receptividad negativa (pasiva) con respecto a fuerzas que lo controlan y dominan –y que tan frecuentemente lo destruyen, a veces después de haber, con más o menos ingenuidad, propagado muchas ilusiones a su regreso. No se discuten las intenciones (que las hay, presumiblemente muy buenas, en el Espiritismo); mas constituye una temeridad incentivar a los incautos a envolverse con prácticas y con fuerzas donde es fácil entrar, mas de donde es tremendamente penoso salir, casi siempre con muchas secuelas.

¿Pocos, aunque buenos?

Aunque con tristeza, hemos de reconocer que son relativamente pocas las personas interesadas en un estudio serio, y sin motivaciones egoístas, del Esoterismo; y que aún cuando ese animo existe, no siempre las capacidades de entendimiento ya despertadas son suficientes para una comprensión razonable de muchos de sus principios, en especial, claro está, de los más complejos y que exigen mayor rigor.

Por ello, no se justifica ni tiene nada que ver con los aires de superioridad que, a veces, se ven en mohosos círculos esotérico-iniciaticos, donde una seudo-élite, juzgándose detentadora de grandes conocimientos o de altísimos secretos (tantas veces ridículos, al punto de que la única justificación de secreto sería lo de no reparar que no hay ningún secreto), de grandes carismas y/o tradiciones (que en la practica no tienen ninguna expresión en cualquier actividad útil y realizada con un nivel destacado) proclama y repite la vieja frase “somos pocos, mas buenos”. Pocos, generalmente, son; en cuanto a buenos… que lo digan los resultados.

El estudiante de ocultismo digno de ese nombre, es modesto en sus maneras, sobre todo al hablar de si mismo; nos gusta de adulaciones, no escenifica poses de grandes secretos que no tiene, no se deja embaucar por la vanidad de su pertenencia a una supuesta élite; no hace teatralizaciones, no cae en pseudo-fraternidad ni en una estéril verborrea emocional que tantas veces se ve por el mundo diciendo “da espiritualidad”, a veces con lengua afilada descontrolada.

De manera que, en el ámbito del Esoterismo, en este mundo que estamos, solo hay dos caminos posibles: o un estudio muy exigente, con fuerte énfasis en puntos tan amplios y elevados (por ejemplo, los grandes fundamentos cosmogónicos y antropogenéticos) que poco o nada pueden tener que ver con las cuestiones donde luego se manifiesta el interés y el egoísmo personal, o la realización de obras de calidad, que sean una fuente de inspiración y de progreso para un elevado numero de seres humanos. Si los dos caminos se pueden unir, mucho mejor aún…

Resumen

“Hay una ciencia de la vida interior que (no ignorando el mundo externo, sigue el hilo del origen de todas las cosas en una extensión incomparablemente mayor y que, por tanto, proyecta una luz mucho más amplia y clara sobre el Misterio de la Vida y del Ser. Esa ciencia es el Esoterismo. Ansiamos el día en que en esa Ciencia Universal se subsuman todas las ciencias menores o separadas; el día en que en esa Sabiduría sin Edad se reconozcan todas las religiones y filosofías que de ese tronco común proceden; el día en que en esa fuente inagotable de inspiración, de analogías y correspondencias, se asienten todas las artes.

El Esoterismo –la Sabiduría Eterna- no es, pues, el dominio de todas las supersticiones en que muchos creen y algunos (demasiados) consienten; no trata de cuestiones como “pasar o no debajo de una escalera”, de brujerías, de ropas y gestos vistosos o pases y modos bizarros; no radica en pobres temáticas como “tener suerte en la vida”; Es la más completa ciencia de la Vida –en sus diversas vertientes, canales y expresiones- y predominantemente en el actual ciclo evolutivo, la ciencia del alma de todas las cosas” .

José Manuel Anacleto
Presidente del Centro Lusitano de Unificación Cultural.


-La Doctrina Secreta, Vol. 1, de Helena BLavatsky. Editorial Sirio, Málaga 2000
-Introduction to the Science of Religion”, Max Muller.
-Cartas de los Mahatmas A. P. Sinnett Editorial Teosófica, Barcelona 1994
-Vedas–las escrituras de los hindús

No hay comentarios:

Los articulos y fotografias han sido tomados de la red. Si alguna persona considera afectado su derecho de autor le pido que tenga la amabilidad de escribirme al correo suspirosdeartemisa@gmail.com para que la publicacion sea retirada de inmediato